Qué hacer con la ropa usada para que no llegue a los vertederos

Cuando pensamos en residuos, a menudo nos imaginamos cosas como envoltorios sucios, botellas de plástico y restos de alimentos, no un par de jeans que los tiramos sólo porque ya no nos gustan.

Nos cuesta ver la ropa usada como desecho tal vez porque la mayoría de veces intentamos deshacernos de ella en buen estado. Es como si empezaras a comerte una manzana y después de darle dos bocados la tiras porque te apetece una pera. 

El aumento de producción y consumo tiene mucho que ver con el creciente problema de residuos textiles. Hoy, de media, nos ponemos una prenda siete o diez veces antes de desecharla o abandonarla en el fondo del armario. En España, el 90% de las prendas que se desechan acaban en el vertedero, lo que supone un desperdicio de 800.000 toneladas de materiales textiles cada año. 

Gran parte de estos son sintéticos y el impacto que tienen en el medio ambiente es mucho mayor de lo que nos imaginamos. Son materiales que podrían tardar en descomponerse decenas de años, por no mencionar la gran contaminación de microplásticos una vez que lleguen a los sistemas de agua. 

Si decides limpiar tu armario y acabas con una bolsa (o varias) de ropa que ya no te gusta, no te queda bien o simplemente ya no necesitas, es importante saber que hay varias maneras de evitar que lleguen a la basura. 

Reutiliza

¿Sabías que tus viejas camisetas de algodón podrían tener una segunda vida? La manera más fácil de sacar provecho a ropa tan usada que no puedes ni donarla es de convertirla en paños reutilizables. Simplemente la cortas en cuadrados o rectángulos (o de la forma que quieras) y ya tienes una cosa menos en tu armario de que preocuparte.

Con un poco de creatividad y herramientas que tengas por casa puedes incluso dar un toque de color y novedad a prendas que ya no te parecen atractivas. 

reparar-ropa

Repara

Aunque vivimos en un mundo de comprar-tirar, los talleres de costura todavía existen. Son los sitios donde a un precio razonable te pueden sacar de un apuro cuando se te ha estropeado una cremallera o necesitas que te arreglen los bajos de los pantalones.

El tiempo de vida útil que ganamos con la reparación de esa prenda compensa estos servicios mínimos para mantenerla, especialmente si es de calidad. Otro motivo para no renunciar tan fácilmente a tus prendas.

Si, por otro lado, piensas que podrías ahorrarte ese dinero, verás que no es tan complicado intentar probarlo por tu cuenta. Tutoriales en Youtube como este te pueden dar algunas ideas creativas de cómo rescatar tu ropa vieja y usada. 

Intercambia, alquila o vende

Reciclar ropa no significa necesariamente enviarla para ser destruida y convertida en algo nuevo. Podría ser simplemente una ocasión para intercambiar artículos que llevas tiempo sin ponerte con familiares, amigas o grupos de intercambio de ropa online.

Si tienes prendas en excelentes condiciones y quieres ganar un poco de dinero extra, puedes incluso llevarlos a una tienda de segunda mano local o probar de venderlas a través de apps como Vinted, Wallapop o eBay.

donar-ropa

Dona

Si quieres alargar la vida de tu ropa usada pero venderla te parece muy complicado, puedes donarla a un refugio para personas sin hogar o a un centro comunitario en tu ciudad.

Es una opción muy buena de ayudar a otros mientras mantienes tus prendas fuera de los contenedores. Pero primero, asegúrate de donar solo artículos que estén en buenas condiciones para que le puedan servir a la persona que los recibe.

Donar no tiene que ser una excusa de deshacernos de ropa en mal estado ya que las organizaciones podrían acabar enviando nuestros artículos a los vertederos, lo que anularía el propósito por el cual nos hemos decidido por esta opción desde el principio. 

Recicla

Si crees que ya no puedes aprovechar de ninguna manera tus calcetines o camisetas agujereadas, busca un punto de reciclaje textil cercano.

Las grandes ciudades cuentan con organizaciones que recogen la ropa, accesorios y otros artículos textiles y los reutilizan para otros usos como por ejemplo aislamientos para el hogar, relleno de asientos de coches, mantas industriales e incluso fibras nuevas. 

Aquí te dejamos algunos programas para ayudarte a reciclar cualquier cosa, desde ropa y calzado, hasta calcetines, mantas viejas y todo lo demás:

Barcelona

Madrid

Otras ciudades de España

Aunque tengamos un largo camino por recorrer en cuanto a la tecnología del reciclaje textil, lo que podemos hacer es seguir reparando, intercambiando o comprando ropa de segunda mano.

Y si decidimos comprar, hacerlo de forma responsable. Al final, la mejor solución para evitar que se nos amontone ropa sin usar en el armario es de comprar menos y de mejor calidad para que nos dure más tiempo. 

Comentarios en Facebook

Planet B - Moda ética, lifestyle sostenible