fbpx

¿Qué tienes que saber sobre las marcas sostenibles antes de comprar?

En nuestro post anterior explicamos qué hay que hacer para empezar a crear tu armario sostenible. Hemos visto que todo este proceso pasa por darse cuenta del valor que supone el paso a la moda ética y sostenible, sacando el máximo provecho a las prendas que ya tienes. 

Ahora bien, en el momento en que necesites una prenda nueva, la primera pregunta que te pasará por la cabeza será ¿qué tengo que saber sobre las marcas sostenibles para asegurarme de que hago una buena elección? Nuestro consejo: para identificar las marcas más honestas y responsables busca pruebas de sostenibilidad más allá de la página de productos.  

¿Cómo valorar el grado de sostenibilidad de las marcas éticas y eco? 

Hacer una investigación online desde la comodidad de tu casa te ayudará a tomar una decisión de compra mucho más informada. Así no pierdes el tiempo, ahorras tu huella de carbono de ir en coche de tienda en tienda y tendrás mayor conocimiento sobre las marcas que mejor se adaptan a tus valores.

Hay muchas compañías que intentarán hablarte de lo bonitos y ecológicos que son sus productos pero esto no aporta nada si no está respaldado con algún tipo de pruebas. Lo que más cuenta es qué hacen estas compañías para reducir su impacto medioambiental,  cuán transparentes son en cuanto a sus actividades y, en general, qué es lo que devuelven a la comunidad.

Investigando más sobre los siguientes temas te ayudará a valorar mejor su grado de sostenibilidad y, de esta manera, filtrarlas más fácilmente.

Pros y contras de los materiales

El poliéster, las fibras sintéticas, el acrílico o el rayón de viscosa generalmente son tejidos que se deben evitar. La mayoría de estas telas son tóxicas debido a los procesos a través de los cuales se fabrican. Por otro lado, muchas de las fibras naturales, aunque son biodegradables, utilizan pesticidas y consumen una cantidad excesiva de agua como el algodón convencional.

Luego, hay el tencel que es una alternativa al rayón viscosa, hecho de eucalipto de origen sostenible, la seda, el cáñamo, el lino o piñatex (alternativa al cuero hecho de hojas de piña) que se consideran textiles de bajo impacto.

Sea cual sea el tejido que elijas, comprueba si la marca es transparente en cuanto al lugar de donde procede la materia prima y cómo se está procesando.

Cadena de suministro

Los proveedores de las compañías responsables forman parte de una cadena mucho más grande de lo que nos imaginamos: uno que compra el material y luego lo teje, otro que tiñe la tela, un tercero que lo lava y luego otro que fabrica el producto.

Aunque algunos proveedores tengan  todos sus certificados de cumplimiento y un compromiso de prácticas sostenibles con el medio ambiente, no siempre significa que los demás hacen lo mismo.

Rastrear la ruta de cada uno de estos es muy difícil ya que de momento no hay muchas tecnologías capaces de hacer este seguimiento a gran escala. Si quieres asegurarte de que vas a comprar no solo un producto que está hecho de materiales sostenibles, pero que también ha sido fabricado en condiciones sostenibles, elige las marcas que al menos explican más abiertamente con qué tipo de proveedores están trabajando. 

Impacto medioambiental

El impacto medioambiental de una marca sostenible se refleja en todas sus operaciones. Desde la manera en la que se obtiene la materia prima o garantías de los proveedores, hasta técnicas de reducir la huella de carbono, todo suma en la creación de un producto sostenible.

Si la información en la web de la marca no es suficiente para que te hagas una idea clara del impacto medioambiental de la marca, plataformas como Sustainable Apparel Coalition o Good On You te permitirán conocer mucho más. 

Certificaciones

Aparte de conocer el impacto en el medio ambiente, hay varias certificaciones que pueden demostrar el nivel de calidad de sus productos, así como el compromiso con la sostenibilidad. 

El estándar Global para Textiles Orgánicos (GOTS) se otorga a los textiles con un mínimo de 70% de fibras orgánicas. La certificación del Forest Stewardship Council se otorga a la ropa hecha de árboles que fueron cosechados de manera sostenible y la certificación Fairtrade garantiza que los trabajadores de las fábricas reciban un salario justo y trabajen en condiciones seguras.

Proyectos solidarios 

Hay muchas marcas que hacen esfuerzos considerables para mejorar sus prácticas, ayudando a cambiar la imagen de la moda. Ya sea a través de la obtención de materiales de comercio justo o la donación de beneficios a organizaciones sin ánimo de lucro, estas marcas intentan hacer un cambio.

Algunas como FEED han nacido de la idea de luchar contra el hambre en el mundo. Hasta el momento, esta marca de accesorios ha proporcionado comida para más de 100 millones de niños en todo el mundo. Otras como People Tree, colaboran con grupos como el taller de Bombolulu o Nepal para ofrecer empleo a las personas con necesidades especiales.

Foto imagen destacada: Kaitlyn Baker en Unsplash 

Comentarios en Facebook
Planet B - Moda ética, lifestyle sostenible